Artículo del CEO | Brasil: retos y capacidad para tener una política de afrontamiento a la crisis

Estimados colegas,

En esta segunda edición de Sobrevolando América Latina y el Caribe aterrizamos en Brasil, el país donde nací, la novena economía más grande del mundo (World Bank 2019), el segundo país más competitivo en términos de disponibilidad de recursos naturales según el World Economic Forum (WEF 2019), el sexto país con mayor tráfico doméstico del mundo (2019) y uno de los pocos países que no cerró los cielos en 2020 con 44 millones de pasajeros transportados en 284 mil vuelos durante el año.

Brasil es un país continental con una geografía maravillosa pero intrincada, lo que hace que el desarrollo de la red aérea sea esencial para conectar a millones de personas. Además de metrópolis como São Paulo, Salvador, Río de Janeiro o Porto Alegre, Brasil tiene un importante mercado interno en constante crecimiento gracias a los beneficios económicos y sociales que la aviación es capaz de llevar a más lugares, incluso remotos.

Brasil cuenta desde 2012 con la Asociación Brasileña de Líneas Aéreas (ABEAR), creada con la misión de estimular el hábito de volar en el país. Actualmente está conformada por ABAETÉ, GOL, LATAM, LATAM Cargo, RIMA y VOEPASS y es presidida por Eduardo Sanovicz, licenciado en historia, magíster y doctor en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de São Paulo (USP) y profesor de turismo en la Facultad de Artes, Ciencias y Humanidades de la USP.

Eduardo tiene amplia experiencia en turismo, eventos y desarrollo de oportunidades en el sector de viajes y turismo. En esta ocasión, compartimos algunas ideas sobre la aviación en el país:

Brasil fue uno de los pocos mercados de la región que no cerró los cielos. ¿Qué impacto tuvo esto en el mercado de la aviación comercial?

Esto fue muy positivo para mostrar el compromiso de la aviación brasileña con el país y, sobre todo, nuestra capacidad para tener una política de afrontamiento a la crisis. Mientras que en el resto del planeta casi toda la aviación se detuvo, en Brasil mantuvimos conectadas todas las capitales en el peor momento de la crisis, con el 8% de la red en el aire. Esto permitió, en primer lugar, contribuir a repatriar a todos las personas que estaban afuera, cuyas compañías habían dejado de volar. Luego, de inmediato, pudimos implementar un programa de transporte gratuito para profesionales de la salud. Posteriormente también se transportaron gratuitamente equipos, medicinas y luego vacunas, ya que retomamos operaciones luego de la implementación de los protocolos de salud. Creo que esto le dio credibilidad a la aviación brasileña y nos colocó como uno de los interlocutores importantes entre los sectores económicos del país.

¿Cómo afectan las restricciones de otros países para la entrada de brasileños al mercado de la aviación comercial en el país?

Las restricciones nos afectan mucho. Hoy Brasil es el país que tiene el segundo mayor volumen de restricciones al ingreso de sus pasajeros en otros países. Sudáfrica, según el último número que vi, tenía 116 países con algún tipo de restricción y los brasileños, 114 países. La forma en que los diferentes países del mundo reaccionan a la información que llega de Brasil nos afecta como consecuencia. Por eso tendremos el desafío de reconstruir la imagen del país. Esto es algo que no se puede resolver con un bolígrafo. Uno de los desafíos que enfrentaremos será la construcción de un programa para la reanudación del turismo nacional y también internacional, emisor y receptivo. Por tanto, hay un impacto directo, que debería tardar de dos a tres años en superarse.

Tienes una amplia experiencia en turismo, ¿qué crees que cambiará en la forma de hacer turismo en Brasil y cómo debe prepararse el país?

Ya existen algunos impactos en la cadena turística. Esos viajes exclusivamente por negocios, como salir de São Paulo para una reunión de 2 a 3 horas en otra ciudad y luego regresar, ya que gran parte de este segmento será virtual. La gente preferirá las reuniones en línea. Esto representa una parte importante de la facturación y la demanda de la aviación. Lo que debe quedar es ese viaje corporativo ligado a eventos, por lo que es fundamental que el sector de eventos se fortalezca para intentar suplir una parte. Los viajes de ocio también continuarán, en un principio, con destinos más cercanos: de 1h30 a 2 horas de vuelo. Lo que surgirá es otro segmento, el de las personas que, aunque están trabajando con normalidad, han descubierto que pueden pasar cinco, seis días o una semana fuera de casa trabajando de forma remota en un lugar donde van de las 7 a las 9 de la mañana a la playa y los niños tienen un paseo a tiempo parcial. Por tanto, será un nuevo perfil y tendremos que prepararnos ofreciendo productos y servicios competitivos, con precios adecuados a los destinos que se demandan. Creo que esto tendrá un fuerte peso interno y, en un segundo momento, una dimensión latinoamericana y luego internacional.

¿Cómo ves las oportunidades de trabajar juntos ABEAR – ALTA?

Lo veo muy positivamente. Esta pandemia nos mostró una serie de pautas en las que la acción conjunta y coordinada resultó útil para el sector. Dos ejemplos relevantes son la consolidación del JET A y el programa de revisión del entorno de judicialización extremo en el que vivimos, en los que ABEAR y ALTA, con el apoyo también de IATA y Jurcaib, actuaron juntos.

Durante la emergencia sanitaria de 2020, la aviación jugó un papel fundamental en el transporte oportuno de los suministros necesarios. No cabe duda de que la industria aérea seguirá desempeñando un papel clave para lograr la recuperación de los destinos; llevar oportunidades y empleos a más lugares. El trabajo articulado entre la aviación y el turismo es ahora más importante que nunca para lograr que toda la cadena de valor se comunique efectivamente con la población, romper los miedos y barreras existentes y ofrecer experiencias seguras y memorables.

Agradezco su lectura.

Agradezco tu lectura.

Hasta el próximo vuelo,
José Ricardo Botelho

Suscríbete a nuestro boletín

Torre Financial Park, oficina 23G, Costa del Este, Panamá +507 381 9061/9062/9063